¿Por qué bajar de peso y reducir tu masa grasa no es lo mismo?


La mayoría de las personas hace lo que sea por bajar de peso ya que para ellos, esto significaría tener el cuerpo perfecto, pero ignoran que enflacar no es lo mismo que adelgazar.

En el momento que sigues una dieta hipocalórica (con pocas calorías) perderás peso, pero si no lo acompañas de actividad física, también perderás músculo y serás un delgado/gordo.

¿Por qué gordo/delgado?

Sí, te vez delgado y también perdiste peso, pero no fue sólo grasa. En este momento es donde la frase el buen cuerpo se hace en la cocina, no en el gym, cobra todo el sentido.  Imagina tu cuerpo como un horno y si lo único importante sería quemar calorías, daría lo mismo que comieras mil kilocalorías en pastelillos o mil kilocalorías  de vegetales y proteínas magras, si comemos hidratos de carbono simples (refresco, pan, arroz etc…) el cuerpo secretará en grandes cantidades una sustancia llamada insulina, hormona encargada de regular la glucosa en sangre.

 

Pero la insulina también trae problemas consigo, ya que bloquea la oxidación de las grasas, lo que quiere decir que si perderás peso, pero no será grasa, probablemente pierdas un poco de músculo. Lo mejor es que tengas una dieta equilibrada con una rutina de ejercicio adecuada, que ayude a nuestro cuerpo a mantener la insulina a raya y disminuir tu porcentaje de grasa corporal.

Mantente activo para perder grasa

El truco aquí, para perder grasa y no músculo es que integres a tu vida diaria un poco de actividad física, de esta manera podrás mantener tu masa muscular. Si eres principiante lo recomendable es comenzar con poco peso y repeticiones rápidas. En cambio si tu quieres aumentar volumen, tendrás que aumentar el peso.

Restringir hidratos de carbono, podría parecer difícil, y si estás pensando en adoptarlo como estilo de vida, te recomiendo alternar la semana de la siguiente manera, Los días que no entrenes, restringe los hidratos de carbono y las calorías y los días que entrenes, justo después de entrenar, puedes comer un poco más tanto de hidratos de carbono como de calorías, para dejar un poco más claro esto, puedes basarte en esta rutina.

 

Lunes, miércoles y viernes, comienzas a entrenar y consumes pocos carbohidratos antes de entrenar y proteína después.

Martes y jueves, aquí es cuando descansas pero eso no significa que no te ejercitas, aquí realizas un ejercicio aeróbico y puedes comer hidratos de carbono complejos todo el día.

Fin de semana, descansas, pero que no se te olvide hacer una caminata o trote ligero.

Esta sería una buena manera de comenzar, pero lo recomendable es ir con tu nutriólogo para que te oriente en este tema, ya que lo importante es mantenerte saludable.

 

L. en N. Guillermo Tavera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *