Fernando Bárcena: el catering a todos nos vence

Una cosa es cierta:

El catering todo lo vence.

Porque tanta cifra da hambre y no hay empresario que se la aguante, sobre todo si ya pasaron por esa etapa de hacer crecer el negocio.

Y así, mientras Fernando Bárcena se esforzaba por dar a conocer las bondades del gobierno, empresarios, funcionarios y colados se concentraban en los pastelillos y café que se ofreció.

Mañana de comparecer ante el pequeñísimo sector empresarial y hablar del Contrato con Economía.

Así, la histórica generación de empleos formales, que llegan a más de 20 mil plazas de trabajo, combina perfectamente con el pastel de chocolate.

Considerar que la industria manufacturera y la minería son los principales promotores del empleo en la entidad, queda bien con la mezcla de semillas que se sirven en vasito de plástico (pero que se toman del recipiente con la mano, como mandan los cánones cantineros).

Ubicar a la entidad en el primer lugar en crecimiento porcentual en salario de todo el país mezcla perfecto con el agua purificada ofrecida en pequeñas botellas.

¿Más de 1 mil 800 estudiantes han participado en eventos de emprendimiento?

Eso suena bien, pero el muffin se ve ¡tan rico! ¡Y gratis!


No había mesa de empresario, funcionario de la Secretaría o colado que no tuviera restos de la batalla que libraron los invitados con el catering.


¿Y ahora que vamos a hacer sin ProMéxico? -preguntó Federico Bernal, cuyos dulces se venden en Omán (¿alguien sabe dónde queda Omán?).

La respuesta obligada: Ya se analiza que hacer.

El Bajío, cuya dinámica económica está a punto de colocar a Monterrey en un segundo lugar, nos coquetea.

“Ya nos reunimos con Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí” (¡ellos se reunieron antes! ¡Sin nosotros! Y sin pensar que nos quisiéramos integrar. ¿Qué no leen El Financiero?).

Pero la idea es vincularse con el norte del país. El Bajío puede esperar.

Ya veremos.

Y ahí, sentados codo a codo, aprendices de emprendedores, empresarios consolidados herederos de fortunas que no saben lo que es trabajar.

Todos ellos esperan algo del gobierno porque, reconoció el Secretario, 25 de cada 100 pesos que se pagan en Zacatecas se gastan en otros estados.

Parece que sólo existiera un cliente y es al que hay que venderle.

¿Y la plutocracia zacatecana?

Quizá el catering no estaba a su nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *