La cenicienta que (quizá no) será princesa


Cuando la dirigencia del PRI decidió terminar su sociedad con el PVEM, el análisis de fortalezas y debilidades del partido en los municipios y distritos los ubicaba con un número mucho menor de triunfos, en relación a los obtenidos en 2016.

Cuando se determinó nombrar hombres o mujeres para cada candidatura, es innegable que la dirigencia estatal priorizó a hombres en los municipios y distritos donde la posibilidad de triunfo era mayor.

Cuestión de revisar la lista de candidaturas registradas en ante el Instituto Electoral del Estado de Zacatecas.

El análisis indicaba que Sombrerete sería un municipio complicado para recuperar.

El trabajo realizado por Ignacio Castrejón y la postulación como candidata a diputada local de Nancy Aguilera Lazalde ponía al PRD en la antesala del triunfo.

Alta posibilidad de derrota para el PRI era igual a postulación de una mujer.

Y así fue como Karla Dejanira Valdez Espinoza logró ser postulada por el PRI; tendría que vencer al perredista Nacho Castrejón, remontar la buena (o mala) fama de Santiago Domínguez Luna y apoyarse en el priismo de Jiménez del Teúl y Chalchihuites.

Pero, como Valdez Espinoza fue enviada a la candidatura para perder, el apoyo de la dirigencia estatal nunca llegó.

¿Qué permitió que la hoy legisladora ganara?

Varios factores.

El primero y quizá el más importante, la relación que su familia mantiene con el magisterio. Eso le atrajo muchos votos.

Segundo, la descomposición de la izquierda que dividió sus votos entre la Coalición Por Zacatecas al Frente y Juntos Haremos Historia; de hecho, a Morena-PT-PES les faltaron 321 votos  para ganar ese distrito.

Y tres, el trabajo que, a contracorriente de la dirigencia estatal, realizó en esa demarcación.

Así que ¿qué trayectoria tiene la diputada para que se respetara su estancia dentro de la fracción priista en la Legislatura local?

Ninguna. Por eso decidieron que se fuera al PVEM a hacer una fracción legislativa.

Seguro le prometieron un futuro político esperanzador. Espero que le cumplan porque en la política (como en la vida) solo pocas cenicientas llegan a princesas.

La bendición

No creo que sea una buena idea aplicar un estándar de “si los hombres pueden salirse con la suya, las mujeres también deberían poder hacerlo”: Martina Navratilova.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *