Los apóstoles de David

No hay cosa más radical que un converso.

Quizá el caso más común es aquel que cambia de religión.

Pasa de ser un pasivo congregante de una denominación a un activo y en ocasiones violento seguidor de su nueva forma de pensar.

En la política no es muy diferente.

Los conversos suelen ser más papistas que el Papa… o en ese caso, más davidistas que David.

Al igual que todos los liderazgos, alrededor del coordinador de Ganadería hay personas que han estado ahí, desde 1998.

Se mueven despacio. Incluso parecerían entes pasivos pero suelen ser muy efectivos… a pesar de que ni el mismo Monreal Ávila los quisiera cerca.

Pero están los otros (y otras): los conversos.


En la religión como en la política, los conversos suelen ser activos y peligrosos; y junto a David Monreal hay algunas que le generan problemas.


Y los conversos (y conversas) se aglutinan en grupos y hablan en nombre del ungido y predican su doctrina pero también, al ser activos seguidores del Señor, suelen crear crisis que no están presupuestadas en el esquema del líder.

Lo sucedido en el cabildo capitalino es parte de esa locura.

La declaración de Ruth Calderón Babún no es sólo la posición de la Síndica al interior del cabildo.

Es el punto de vista de un grupo, integrado sólo por mujeres con poder, dispuestas a demostrar que son fieles al evangelio davidiano y que están dispuestas a todo por ser tomadas en cuenta por el ungido.

¿Estas posiciones las aplaude David Monreal?

Es probable que no.

Al contrario, parece que en lugar de abonar a una posible candidatura a la gubernatura, lo único que logran es la división de los iguales y el festejo de los contrarios.

Por su puesto, ellas no lo ven así.

Su lógica política ha operado así en los últimos años:

A río revuelto, ganancia de pescadoras.

Pero, frente al inminente proceso electoral, la lógica del Gran Tlatoani no es la misma de la que medraron y amamantaron en los últimos años.

La bendición

Existe el otro grupo, el de los perros que muerden para demostrar a su amo que son fieles a la causa. De ellos será la quincena y el bono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *