3 razones por las que deberías dejar de beber leche


Porque aunque no lo creas, la leche podría hacerte más daño de lo que imaginas.

Todos hemos crecido con la idea de que la leche es indispensable para tener huesos sanos. Que bebiendo un vaso seremos sanos.

Pero la verdad es que su consumo  y derivados esta relacionado a grandes consecuencias para la salud como obesidad, osteoporosis, alergias, problemas digestivos y hasta cáncer. 

Y no es un secreto, existen diversos estudios universitarios que lo prueban. Lo difícil es contradecir las creencias de la abuelita y cambiar nuestros hábitos de alimentación.

No estamos diciendo que sea completamente mala, pero hay una edad para dejar de tomarla.

Los humanos tomamos leche en edad adulta y de otra especie.

Si ponemos atención, los humanos actuamos en contra de la naturaleza o ¿conoces otra especie que haga lo mismo?.

 

La intolerancia a la lactosa

La Facultad de Medicina de Harvard indica que hasta el 70% de la población mundial es intolerante a la lactosa. Esto pasa porque entre los dos y cuatro años de edad, nuestro cuerpo pierde la enzima lactasa , que es responsable de digerir la lactosa. Al seguirla consumiendo, la lactosa no se digiere y se fermenta por las bacterias del colon. Ya sabes porque tienes gases, dolor y diarrea.

 

No absorbemos el calcio que hay en la leche

Si esta es tu justificación para tomar leche, lamentamos informarte que no es valida.

Todo gracias a la caseína, que es la proteína de la leche y la que evita la absorción del calcio. Y es que al consumir proteínas animales, el pH de la sangre se vuelve ácido y el cuerpo lo contrarresta sacando calcio de los huesos.

Un trabajo de la Academia Americana de Osteopatía demuestra que quienes toman más leche presentan niveles más bajos de calcio en la sangre.

Consumirla aumenta riesgo de alergias, asma y cáncer.

La  leche de vaca tiene 3 veces más proteína que la leche humana, la caseína por ejemplo, es una sustancia muy espesa que el organismo no puede eliminar. En algunos casos se adhiere a los vasos linfáticos en el intestino y ocasiona problemas inmunológicos.

 

El cáncer, por otro lado tiene que ver con la hormona recombinante de crecimiento bovino, que se inyecta a la vaca para que produzca mas leche.

Evitar los lácteos no sólo te puede ayudar a bajar esa llantita, también puede mejorar tu salud.

Y estamos conscientes de lo difícil que parece pero tu digestión te lo agradecerá. Y si no puedes dejarla ¿porque no sustituirla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *