Las dietas bajas en tiraminas te pueden ayudar a prevenir migrañas.


Quienes han tenido migrañas, saben lo molestas y dolorosas que son, pero si les decimos que hay una manera de evitarlas y es mucho mejor si puedes evitarlas.

Las migrañas o hemicráneas pueden ir acompañadas de náuseas, malestar y un sinfín de situaciones molestas y lo peor es que sólo afecta entre un 11% y 16% de la población mundial.

Lo que distingue a la migraña de otros dolores de cabeza es su persistencia. Y aunque hasta el momento no se sabe con certeza que es lo que la produce, se han realizado innumerables esfuerzos para entenderla. Entre ellos se logró entender el papel de las tiraminas y como lo que comemos puede jugar en nuestra contra.

No sabemos qué las produce, pero si como evitarlas

Existen numerosas hipótesis sobre su origen, aunque ninguna se ha confirmado por completo. Lo que los científicos si saben es su cuadro clínico, comienza con los pródromos, síntomas que aparecen horas antes de la llegada del dolor. Estos pueden ser la pérdida de visión en un punto o de todo el ojo, la aparición de puntos brillantes que suele estar acompañado de dolor intenso. Además hay quien, además del dolor también siente vómitos, náuseas y otras sensaciones.

Primero, ¿qué son las tiraminas?

El glutamato, la cafeína, el alcohol… todas estas sustancias se relacionan con las migraña, pero las tiramina es una molécula que produce un cambio en los vasos sanguíneos.

 

The young woman’s portrait with pain emotions on gray background. Concept headache

Esta sustancia aparece por el proceso natural de la fermentación de ciertos alimentos y gracias a la que consumes en tu dieta diaria, podría significar el grado de dolor que sentirás.

El hecho de que se trate de una hipótesis deja en claro que no a todo el mundo les afectarán las tiraminas de la misma manera.

¿Qué es lo que debo dejar de comer?
  • El queso curado (sí que se permiten los quesos frescos y el queso crema).
  • Arenques en escabeche o secos.
  • El chocolate.
  • Cualquier cosa fermentada, en escabeche o marinada.
  • La crema agria.
  • Pan de masa fermentada, panes y galletas que contienen queso o chocolate.
  • Alimentos que contienen glutamato monosódico.
  • Higos, pasas, papayas, aguacates y ciruelas rojas.
  • Frutas cítricas.
  • Plátanos.
  • Pizza.
  • Cantidades excesivas de té, café o bebidas de cola.
  • Carnes procesadas (salchichas y salchichones).
  • Hígados y paté.
  • Alcohol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *