La división de la fracción

Si la decisión de retirar una candidatura plurinominal al Movimiento fue la nota del fin de semana, la derrota legal de Manuel Castro Romero ahonda las diferencias en el Partido Revolucionario Institucional.

Los priistas, apoyados por personeros del gobierno estatal, buscaros todos los elementos legales para lograr que el primer lugar de la lista plurinominal del PRI alcanzara una curul en la 63 Legislatura.

Incluso –dicen- una magistrada del TRIJEZ estuvo dispuesta a sacrificarse para impulsar la llegada de Castro Romero a la 63 Legislatura.

Pero nada.

En el momento de la verdad, y a pesar de las presiones de los personeros del gobierno estatal, el TRIJEZ echó para atrás el Juicio para la Protección de Derechos Políticos SM-JDC-711/2018, interpuesto por Castro Romero en contra de la decisión del IEEZ de entregar constancia como diputada a Lizbeth Márquez Álvarez.

Sin diputado (diputada en este caso) migrante, Manuel Castro sería diputado local y el candidato natural a liderar la bancada tricolor.

Pero la esperanza muere al último, por lo que recurrió a la Sala Monterrey del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), quien acumuló 6 juicios, entre ellos los de Edelmira Hernández Perea, del PRD y Castro Romero, del PRI.

La autoridad electoral federal refrendó la decisión del TRIJEZ en relación al priista y reintegró la diputación a la perredista, descontando al Movimiento de una legisladora impulsada por la Marca.

Y ahora ¿quién dirigirá los destinos de la fracción del PRI en la 63 Legislatura?

Todo indica que será Luis Alexandro Esparza Olivares… pero una parte de la fracción espera que José María González Nava se decida a pelear por la encomienda.

La decisión que se acuerde ahondará las diferencias que existen al interior del PRI.

Las mismas que podrían provocar una salida informal de varios diputados priistas para trabajar al lado de Morena.

Todo se decide este lunes.

La bendición

En Priscila Benítez se cumple el refrán: Cuando no te toca, aunque te pongas. Pero aún hay esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *