QRR

Policías de Trancoso inmiscuidos en secuestro de empresario


El uso de drones e intervención telefónica lícita permitió a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Zacatecas (PGJEZ) la desintegración de una banda de secuestradores integrada por elementos de la Policía Municipal que mantuvo retenido al empresario Roberto Robles Cervantes.

Francisco Murillo Ruiseco, titular de la PGJEZ, añadió que los uniformados participaron en el secuestro de un empresario constructor, la semana pasada.

NOTA RELACIONADA: Drones patrullarán zonas delictivas en Zacatecas

Detalló que los uniformados pertenecían a la Policía Municipal del Trancoso y fueron detenidos en una casa de seguridad, ubicada en ese municipio, donde se encontraba su víctima.

De acuerdo a la narración de Murillo Ruiseco, el pasado 12 de enero, dos hombres armados secuestraron al empresario de la construcción.

Ante la denuncia, personal de la Unidad Especializada de Combate al Secuestro (USCS) de Zacatecas se puso en contacto con la familia y se asignó a un especialista para brindar apoyo a la familia; el mismo día se recibieron llamadas de los plagiarios. La primera demanda fue que las autoridades se retiraran de la negociación.

Por la liberación del empresario se pedía un pago de 8 millones de pesos.

Dos días después del plagio, la familia del empresario determinó que el especialista de la PGJEZ fuera retirado para que un asesor de la Policía Federal se encargara de la negociación.

“No obstante la UECS continúo con las labores de investigación y se logró ubicar una casa en el municipio de Trancoso donde ingresaban hombres con el rostro cubierto y empuñando armas de fuego”.

A través de “la obtención licita de información telefónica” y el uso de drones de vigilancia se logró comprobar que dicho inmueble era usado como casa de seguridad donde “las personas realizaban actividades ilícitas”.

Al ingresar el domicilio, los elementos policiacos localizaron al constructor; en el lugar fueron detenidos cinco elementos de la policía municipal, los cuales fueron identificados como Miguel Ángel, Antonio, José Manuel, Hugo Abraham y Liliana.

A los uniformados les fueron asegurados sus armas de cargo: 5 pistolas 9 mm. y 5 fusiles así como una patrulla de la policía municipal.

De acuerdo a la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestros, se estipula que los integrantes de las fuerzas de seguridad que participan en estos hechos, pueden alcanzar penas de entre 50 y 100 años de prisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *