1707_01

El ajedrez político

Eso de sentarse a departir con Il Padrino, tiene sus desventajas.

La primera de ellas es que los poderes reales dentro del Movimiento pueden molestarse por compartir la mesa con el que hasta hace unos meses era conocido como El cuñado incómodo.

Para ejemplo, el deslinde de Omar Carrera, diputado plurinominal del Movimiento quien, 24 horas después de publicarse la foto donde aparecía junto al incómodo pariente, ofreció conferencia de prensa para decir que él estaba ahí por error.

¿En serio creyeron que el Movimiento es un partido de iguales?

¡Sean serios, por favor!

Y aunque los corifeos insisten en demostrar que #VamosJuntos representa la unión de varias corrientes partidistas a favor del Gobierno de Coalición (sea lo que sea que ello signifique), todo indica que las viudas de David Monreal intentan llamar la atención de los poderes reales del Movimiento.

A ese juego se presta Jaime Santoyo Castro (a menos que esté a punto de convertirse al Evangelio según San AMLO).

Todo viene a colación por la reunión que sostuvieron Cuauhtémoc Calderón Galván, quien hace de #VamosJuntos su plataforma política en busca de una posición que lo mantenga dentro del ajedrez político zacatecano y Saúl Monreal Ávila, quien sorprendió a los que se dejan sorprender al ser nombrado Coordinador Estatal.

¿Qué se dijeron estos personajes?

Sólo ellos lo saben, pero uno puede imaginar la conversación.

CC.- Oye Saúl, tu sabes que con la familia yo no me meto. Ese chisme no lo propague.

SM.- Te entiendo, Cuauhtémoc. Pero ¿qué es eso de sentarse junto con Pedro de León?

CC.- Es que David nos olvidó. Ya ves que existían acuerdos y ahora ¡nada!

SM.- Ta’bueno, Cuauh… hay que ponerse a trabajar.

Esa pudo ser la conversación… pero también pudieron sentarse a platicar sobre dónde verían el partido de la Selección Mexicana.

Asunto de ellos.

La bendición

La renovación de los comités municipales del PRI será una cena de negros. Las fuerzas locales intentarán cobrar facturas que deben desde la dirigencia estatal y la oficina del gobernador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *