En enero les dijeron que todo estaba bien; “de parte de la lic. Vero”


Las responsables de las estancias infantiles en Zacatecas se sienten engañadas.

A través de mensajes a través de Whatsapp se les garantizó -el pasado 8 de enero- que en el caso de las estancias infantiles todo seguiría igual.

“… las instrucciones que hay hasta ahorita por parte de la lic . Vero que es la coordinadora de delegaciones es que todo sigue igual”, se lee textual en un mensaje recibido en un grupo de esa mensajería registrado como Grupo Estancias del Sureste.

Sin embargo, de acuerdo a la narración de las responsables de las estancias, esto no sucedió y continuaron su labor con la confianza de que los recursos federales fluirían.

Ahora, intentan mantener las estancias infantiles abiertas para continuar con la atención a los pequeños… pero los señalamientos hechos por el Presidente de México empiezan a afectar su labor.

Alma Rosa Villanueva, responsable de la estancia Dulces y Caramelos, ubicada en el municipio de Luis Moya, señaló que los rumores que se han generado en torno a estos centros de educación inicial provocó que algunos padres decidieran buscar alternativas para sus pequeños.

“Empezaron a buscar si en los preescolares los aceptaban”, dijo.

Afirmó que ante la situación económica que enfrenta está a punto de cerrar la estancia, lo cual dejaría sin empleo a 9 maestras; sin embargo, las educadoras han decidido defender su fuente de trabajo.

Villanueva narró que a partir de febrero ella y las maestras decidieron vender comida para financiar su salario, pero la idea de terminar con esa labor permanece porque “es un trabajo cuidar a los niños y es doble trabajo sacar recursos para mantenerla”.

La nómina de 19 mil pesos más el pago de la renta hacen inviable prestar el servicio, a pesar de que existe el ánimo de atender a los niños.

Norma Susana Benítez López, responsable de la estancia infantil Consentidos, afirmó que se solicitó el apoyo a los padres de familia para que la cuota mensual pasará de 400 a 450 pesos; los tutores, en respuesta, determinaron sacar a 10 niños “porque ni eso pueden pagar”.

Para ofrecer el servicio de alimentación, Benítez López pidió apoyo a los padres para que donaran los ingredientes para elaborar los alimentos que reciben sus pequeños.

“Aunque estamos trabajando sin un sueldo, me están apoyando con carne, leche y fruta porque los niños reciben un desayuno, una colación y una comida”, expuso.

En la estancia Princesa Caramelo, ubicada en la capital del estado, Jennifer Anel Felix, responsable del lugar, perdió a 18 de 35 alumnos ante la imposibilidad de los padres de pagar más por el servicio.

Ubicado en una de las zonas más pobres de la ciudad, la estancia está a punto de cerrar porque los padres de los niños que se quedaron nunca han pagado la cuota, debido a su situación económica; el dinero para mantener a los alumnos en ese lugar provenía de la Federación.

Anel Félix reconoció que este mes recibió el apoyo de su familia para mantener viable el trabajo en la estancia, “pero ya no se puede”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *