Llevan a Zacatecas al Día de Muertos

«Hubiera querido más Zacatecas en la película», aseguró el director de Día de Muertos, Carlos Gutiérrez; sin embargo, logró que la Fuente de los Faroles se convirtiera en parte fundamental de la película.

Originario de Guadalajara, Carlos vivió toda su infancia entre Zacatecas y Guadalupe y asegura que no solo la fuente estaba contemplada para la película.

También consideraron incluir la Catedral, a la cual considera la más bonita de México.

Dijo que el tema del barroco y el churrigueresco le parecían dignos de estar en el filme; aun así, logró que apareciera en un segundo plano.

Día de Muertos, producida por Metacube, se estrenó el pasado viernes y la historia para lograr su producción merece ser contada.

Carlos, quien hizo su educación básica en el Colegio Juana de Arco, libró una batalla contra Disney y contra Coco.

Narró que cuando registraron el nombre de la película, Disney inició el mismo proceso ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI).

Y a pesar de que la transnacional desistió de continuar con el registro, el IMPI les negó el nombre.

Ante ello, recurrieron a las instancias legales para lograr que Día de Muertos se convirtiera en una marca registrada que les permitiera proteger su obra.

Y cuando la producción de la película se encontraba en proceso, apareció en pantalla Coco, por lo que decidieron esperar un mejor momento para terminar la producción.

Día de Muertos se ubicó en la cuarta posición de recaudación durante su semana de estreno.

La película se desarrolla en el ficticio pueblo de Santa Clara, en cuya hacienda su ubica la reproducción de la Fuente de los Faroles.

En ese pueblo, los espíritus regresan una vez al año para el Día de Muertos.

Ahí vive Salma, una huérfana de 16 años que nunca ha conocido a sus padres.

Salma ha dedicado la mayor parte de su vida a buscar pistas sobre la identidad de sus padres y su paradero.

Pero sin ningún recuerdo u objeto para poner en su altar el Día de Muertos, Salma no sabe cómo traerlos de vuelta para encontrarse con ella.

Mientras tanto, sus dos mejores amigos, Jorge y Pedro, descubren un antiguo libro de hechizos que podría ser el eslabón perdido de su misterioso pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *