Backed by the formidable PRI get-out-the-vote machine: Una crónica


Quién se espanta del acarreo (llamado movilización en otros partidos que comparten y entienden las formas priistas) aún no ha visto nada.

Y aunque las porras no fueron ensordecedoras (aún no ha sido ungido formalmente), la demostración de fuerza quedo clara… algo así como este estado lo gobernamos nosotros y metemos a la gente que queremos donde queremos y como queremos.

Y así, las fuerzas vivas (las mismas, las de siempre) bajaban de los camiones que fueron contratados ex profeso para llenar el Centro Platero; el operador de la unidad se acercaba a la puerta del estacionamiento y bajaba a la gente. Después, se retiraba para estacionarse a una distancia razonable… para guardar las formas.

Las fuerzas vivas, las de los zapatos viejos y sin lustre, caminaron desde las inmediaciones del Periférico hasta el salón principal; mientras los priistas (los otros) pudieron acceder en sus vehículos. Hubiera sido una tristeza que se desgataran sus zapatitos.

Es el siglo 20.

Las matracas ya no existen pero el incentivo es el mismo: dos tortas y dos jugos de tetra pack guardados en una bolsa sin logos, sin distintivos y que se distribuyeron discretamente por los encargados de la movilización (el acarreo, pues) mientras PepeMid ya estrechaba la mano de los asistentes.

Así, la formidable maquinaria de votos del PRI (así bautizada por Jude Webber en Financial Times) empezaba a operar en Zacatecas.

Pero formidable tiene muchos significados. De acuerdo a la Real Academia Española es “muy temible y que infunde asombro y miedo”.

Quizá en lo más profundo de su ser, eso es lo que siente algunos por el PRI… quizá recuerdan que en su pasado vivieron y disfrutaron del partido y hoy se equivocaron de PRI en la ruleta electoral.

Y ahí están las fuerzas vivas gritando ¡PepeMid!, ¡PepeMid!, ¡PepeMid! mientras el casi casi casi ungido camina por los pasillos adecuados con vallas. Saluda a todos y a todas. Un operador en cada hijo te dio.

Y al subir al escenario, utiliza 13 minutos y 55 segundos para recordar sus orígenes, el Cine Azul en Jerez y el terremoto de 1930, cuando sus abuelos quedaron bajo los escombros… y a Pepe Bonilla quien entre aplausos y vítores se colocó como factótum en el partido.

Los otros mencionados, apenas alcanzaron a levantar en el aplausómetro; incluyendo al funcionario federal que se dedica a promover el turismo en el mundo.

Y ni hablar de PepeMid quien considerá que tiene el apoyo de un amplio espectro de la sociedad: desde la bruja Zulema hasta el Financial Times.

¡Ya ganamos todo el espectro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *