Futbolistas se mudan a Islandia para evadir prejuicios

Si cuando leíste futbolistas lo primero que se te vino a la mente fue la selección nacional, estas en lo cierto, hablamos de dos seleccionadas mexicanas.

Bianca Sierra y Stephany Mayor fueron parte de la selección mexicana que tuvieron que cambiar su residencia a Akureri Islandia, para poder vivir una vida de pareja sin prejuicios y si crees que esto les ha hecho dejar el futbol, te equivocas.

Ambas son parte del mismo equipo y posiblemente sean las primeras atletas profesionales abiertamente homosexuales de México.

00soccerwomen2-master1050

La razón por la cual tuvieron que abandonar el país fue que se enfrentaron a un poderoso director técnico que les ordenó esconder su relación, debido a la cultura y a los fanáticos del deporte, que no lo aceptarían. Cuando decidieron hacer publica su relación por fotografías en sus redes sociales, fueron victimas de acoso en línea.

A sus 25 años, es la primera vez que cuentan su historia, curiosamente, al mismo tiempo que la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) enfrenta críticas y varias multas de la FIFA por ignorar el grito homofóbico.

Bianca Sierra y Stephany Mayor se conocieron en la Copa Mundial Sub-20 de Alemania 2010. Pero las furbolistas no comenzaron su relación hasta 2013 que volvieron a ser convocadas para un torneo en China.

“Hay muchos tabúes en México para hablar de la sexualidad”, dijo Mayor. “Hay cosas que no se hablan, es algo yo creo cultural, no es fácil abrir tu relación. Para mi fue fácil abrirme con ella porque ella desde el principio tenía sus ideas claras de lo que quería, eso me ayudó mucho”.

El problema se dio en 2015, durante un torneo previo a la Copa Mundial, en Chipre; su director técnico era Leonardo Cuéllar con quien enfrentantaron la parte más difícil, ya que hacia constantes comentarios con referencia a su relación y en algún momento les dijo que no las quería ver agarradas de la mano o haciendo desfiguros.

Fue gracias a la agente de Sierra que las futbolistas pudieron salir del país, en un principio Sierra fue contratada por un equipo en Noruega y Mayor por el islandés, pero a principios de este año se unieron en el mismo.

La comunidad lésbica en México es poco visible en los sectores atléticos, en parte por una cultura arraigada del machismo en el país. Si vuelven pública su orientación sexual se enfrentan a más oposición, dijo Claudia Pedraza, quien se especializa en estudios de género y del deporte en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *