El juego de pelota no a muerto


Por que no todo en nuestro país tiene que se malo, el Juego de Pelota que apenas y conociste por los libros de texto en la primaria y que parecía tan lejano, no ha muerto, en realidad esta regresando a la vida.

Este antigüo juego maya en el que los jugadores golpeaban con su cadera una pelota de hule para hacerla pasar a través de un aro suspendido en la pared, regresa con fuerza a la realidad.

Gracias a Armando Osornio este deporte ancestral tiene una segunda oportunidad, ya que el se ha encargado de organizar torneos de juego de pelota.

17855251_617156478474278_6859809506058291872_o

Si haces memoria recordarás que más que un juego se trataba de un ritual que servía  como medio de comunicación entre dioses y pueblos, por medio del cual se evitaban las guerras, ya que el perdedor era sacrificado como ofrendas.

Claro que actualmente ya no se hacen sacrificios, en realidad han cambiado un poco el juego.

Para empezar cuenta con dos tiempos de 15 minutos cada uno y se anotan 3 puntos por hacer que la pelota cruce la línea final del campo rival o por no lograr que salga del propio campo en tres ocasiones. Sólo se puede manipular la pelota con la cadera hasta 4 dedos arriba de la rodilla, si se hace lo contrario se le dará un punto al equipo contrario.

Actualmente hay equipos de juego de pelota formados por hombres o por mujeres en 17 estados del país, también hay equipos en Guatemala, Belice, Estados Unidos, El Salvador, España y Suecia. El pasado mes de abril se llevó a cabo en Teotihuacan el Segundo Torneo Internacional de Juego de Pelota Mesoamericano, y ya están preparando la tercera edición para el próximo año, también en Teotihuacan.

Los jugadores lucen los moretones en la cadera como trofeos de “guerra”, ya que son mudos y coloridos testigos de su entrega al rescatar uno de los deportes con más historia, ya que se tiene registro de él desde unos 1400 años antes de Cristo, tal como se encontró en la zona arqueológica Paso de la Amada en Chiapas, en la región del Soconusco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *