«No me ha llegado la 4T», asegura especialista en estructura antisísmica

Margarita López López está segura que tres neumáticos podrían reducir el impacto en edificios y casas en caso de sismo.

Pero ante la imposibilidad de recibir apoyo del Conacyt para realizar su Doctorado, busca viajar a España… vendiendo chocolates.

Maestra en Estructuras por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), advierte que la física funciona de una forma extraordinaria en caso de mezclar los materiales usados en la cimentación con el caucho reciclado.

Su tesis de Maestría “Cimentación de Alto Impacto” le ganó una invitación a la Universidad de Cervantes, en Valencia, España.

Egresada de la carrera de Arquitectura por el Instituto Tecnológico de Zacatecas (ITZ), cree que el interés proviene de una tendencia que crece: las casas móviles.

Sin apoyo del Conacyt, Margarita López busca financiar su Doctorado en España

“Pero no me ha llegado la Cuarta Transformación”.

“Les pedí que no me pusieran en lista de espera”, dijo.

La presentación que hará en la universidad española será el 27 de diciembre y a partir de ello, busca hacer su Doctorado en aquel país.

Las llantas y los sismos

En caso de mezclar los materiales usados en la cimentación con el caucho reciclado podría reducir el impacto en el momento de un sismo.

“Se hace una zapata corrida utilizando el caucho de las llantas mezclandolo con concreto y agregados y este tipo de material absorbe los impactos de tal forma que una edificación resiste cualquier movimiento sísmico”, afirmó.

Añadió que 3 llantas son suficientes para cimentar 160 metros cuadrados; “son cuatro pisos que no tendrán afectación en caso de un temblor”.

Sin embargo, reconoció que es lamentable la mala reglamentación que existe en zonas sísmicas del país.

“Tanto el reglamento de construcción como el Código Urbano están mal ejecutados para autorizar obras que solo tiene que resistir o un sismos oscilatorio o uno trepidatorio. No ambos”.

Afirmó que para lograr aplicar mejoras en la cimentación de los edificios no sólo es un asunto de física y mejoramiento de estructuras; “hay que luchar por cambiar la legislación en la CDMX y de todos los estados de la República”.

“Muchos empresarios con constructoras licitan sabiendo que eso se va a  caer y que no va a resistir un impacto”.

Añadió que estos cambios se deben dar también en las entidades federativas donde no hay zona sísmica; “aquí en Zacatecas pueden explotar una mina y hay movimiento de la tierra. Cualquier desastre natural es impredecible en cualquier lugar del planeta”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *