Más miedo que inseguridad

Hace tres meses desayune con un empresario fresnillense de los medios de comunicación.

La conversación derivó en el tema de seguridad y al llegar al recuento de los hechos delictivos, me sugirió que la inseguridad (con sus inevitables hechos de sangre y de violencia) se había movido hacia Guadalupe.

Pero una es la opinión de los empresarios y otra la percepción que los ciudadanos tienen sobre el tema.

Hace un año, en junio de 2017, 88 de cada 100 fresnillenses se sentían inseguros en el municipio; esa cifra aumentó a 95 de cada centenar en el mismo mes de 2018.

En palabras sencillas: Hace un año Fresnillo no figuraba entre los primeros lugares de ciudades con mayor percepción de inseguridad. Hoy es la número 2 del país sólo atrás de la violenta y muy peligrosa Reynosa, Tamaulipas.

Los datos los arroja la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, que cada seis meses realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía nos habla de percepción o sea, del miedo que siente la gente de vivir en un lugar.

No se contabilizan homicidios o balaceras en la ciudad en un año; se mide el miedo de la gente.

Y en Fresnillo se tiene más miedo que en otras ciudades del país.

Parece que alguien hizo las cosas muy mal durante la administración pública municipal que agoniza; al no dar certeza a los ciudadanos del trabajo que realizaba, tampoco pudo darle certeza de que –en materia de seguridad- las cosas podían cambiar.

Resultado: la percepción de miedo aumentó 7.7 por ciento en un año.

La administración que inicia funciones en septiembre tiene todo para mejorar esa percepción… si quiere.

Para lograrlo, es necesario que tome el control de los espacios físicos donde los ciudadanos se sienten vulnerables y sobre eso, construir una nueva cultura de seguridad ciudadana.

La bendición

Pase lo que pase con el PRD, Arturo Ortiz Méndez dejará de ser líder de ese partido en octubre del presente año… dos desastrosas elecciones comprueban su eficiencia como presidente de ese instituto político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *