Estos son los países donde ser homosexual se castiga con pena de muerte


A pesar del avance mundial en torno a los derechos legales de la comunidad LGBT, aún hay países donde ser homosexual tiene pena de muerte.

Por lo menos el 27 por ciento de la población mundial vive bajo leyes homofóbicas.

Esto, de acuerdo a la Asociación Internacional Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA).

Hace unos días, el organismo dio a conocer el estudio Homofobia de Estado 2019.

El documento hace un balance de los países donde no hay avance en el reconocimiento a los derechos a la comunidad.

Pero también, de Estados donde se avanza en la materia.

De acuerdo al documento, que puedes consultar aquí, 26 países han sumado a la lista de los que permiten el matrimonio igualitario.

Entre ellos se encuentra Australia, Malta y Alemania.

También existe la categoría de las naciones que prohíben la discriminación en razón de orientación sexual.

Entre ellos se encuentra Ecuador, Bolivia, Sudáfrica, México y Portugal, entre otros.

La organización suma 6 países donde se castiga con pena de muerte las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo.

Estos son Arabia Saudí, Irán, Yemen, Sudán, 12 Estados de Nigeria y en algunos lugares de Somalia.

A esto, hay que agregar el listado de naciones en las que la homosexualidad puede alcanzar como pena máxima la muerte.

Esto sucede en Mauritania, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Pakistán y Afganistán.

De esta lista salió Irak, aunque de facto continúa siendo un país que criminaliza y persigue a los homosexuales.

De acuerdo con la información aportada por la edición 17 del informe, en 70 países ser gay o lesbiana aún se considera ilegal.

Mientras, en 123 no existen leyes que lo penalicen.

En el informe difundido en la reunión anual de la Organización de las Naciones Unidas destacan países que eliminaron prohibiciones hacia la comunidad.

Entre ellos se encuentran India, Trinidad y Tobago y Angola que eliminaron las penosas prohibiciones que aún mantenían en contra de la diversidad sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *