Una perfecta burócrata


Una de las tantas lecciones que quedan después de la elección del domingo pasado es que los políticos profesionales se impusieron.

¿Alguien puede decir que Samuel Herrera es un novato? ¿o José Narro? ¿Julio César Chávez es un chico sin experiencia? ¿Ulises Mejía era inexperto en estas lides?

Los ganadores tienen amplia experiencia política. Son profesionales en la materia tanto perredistas, panistas, priistas, neoaliancistas, verdecologistas y, sobre todo, morenos.

¿Qué sucede cuando un no profesional de la política es postulado a un cargo de elección por la amistad del dirigente en turno o la osadía de enfrentar al sistema (eso acostumbran argumentar)?

La historia tiene ejemplos tangibles.

Cuenta la leyenda que en el 2000, el panismo tenía clara la postulación de Vicente Fox Quezada a la Presidencia de la República pero, prevenidos los políticos como son, la pelea por la primera fórmula al Senado en el estado de México dividía a las huestes blanquiazules.

El dilema creció cuando, definida la posición, nadie quería asumir la responsabilidad de la segunda fórmula; era tal el conflicto que enfrentaba que cuando la regidora Micaela Aguilar González se propuso, la dirigencia estatal aceptó.

Micaela Aguilar no provenía de la alcurnia panista de Naucalpan o Tlalnepantla; era edil de Axapusco, un municipio de menos de 20 mil habitantes ubicado en los límites con Hidalgo.

La noche del 2 de julio, mientras los panistas festejaban el triunfo de Fox Quezada, la mexiquense se convertía en Senadora de la República gracias a la alta votación que obtuvo ese partido; un triunfo que no se tenía presupuestado.

La historia viene a colación ante la fallida candidatura de María de Jesús Chávez Contreras.

Reportera por muchos años (aunque ella acostumbra usar el apodo de periodista), se lanzó al ruedo de la política sin experiencia alguna. No tuvo la suerte de Micaela, pero obtuvo experiencia y quizá los votos de sus amigos quienes, el día de su destape, la recibieron con el hashtag #YoSiConozcoAMary (aunque el resto del estado no tuviera idea de su existencia. Para eso son los amigos).

Participar en la campaña le abre una oportunidad: con la experiencia adquirida convertirse en una líder perredista bajo el auspicio de ADN, reconstruir Mujeres Periodistas de Zacatecas (destruida por los intereses particulares de su dirigencia) y andar camino hacia el 2021.

Lo peor que puede hacer es regresar a la comodidad de su plaza gubernamental y convertirse en una perfecta burócrata.

La bendición

Ante el boom de noticias en video a través de Facebook, Mario Padilla, reportero de toda la vida y el que esto escribe, apostamos por crear un podcast que podrá escuchar cada miércoles. El de hoy ya está aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *