Dinero de Impuesto Ecológico no se destinara a pago de salarios


Los Impuestos Ecológicos de Zacatecas serán un precedente para el federalismo fiscal de México, dado que avanzan hacia la descentralización de las políticas hacendarias del país y establecerán el saneamiento del ecosistema como norma social, afirmaron los secretarios General de Gobierno, Jehú Salas Dávila, y de Finanzas, Jorge Miranda Castro.

Explicaron que este gravamen será el legado del Gobernador Alejandro Tello que enriquecerá el federalismo hacendario y a las políticas de remediación ambiental.


NOTA RELACIONADA: Reconoce SCJN que Zacatecas puede cobrar impuestos ecológicos


Lo anterior, agregaron, debido a que el gravamen validado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), no viola las atribuciones constitucionales del Congreso de la Unión y de la Federación en materia de aprovechamiento de recursos minerales ni de medio ambiente.

Por el contrario, el gravamen pretende destinarse al saneamiento del ecosistema, por causantes como la emisión de gases a la atmósfera, contaminación del suelo, subsuelo y del agua, depósito o almacenamiento de residuos, y por la extracción de minerales.

Sin embargo, este 11 de febrero, la Suprema Corte de Justicia de la Nación evaluará si ninguna de estas cuatro aplicaciones del impuesto interfiere con competencias exclusivas del Poder Ejecutivo Federal, aclaró Miranda Castro.


El Secretario también advirtió que el impuesto no se destinará hacia el gasto corriente o incrementos de salario, aunque originalmente sí se concibió para generar empleo y reducir la violencia social, por lo que habrá que esperar la resolución final de la SCJN, dijo.


Las prioridades del gravamen fiscal, adelantó, son contar con recursos que permitan atender las necesidades y derechos de toda persona a la protección de la salud y a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar.

Asimismo, se incentivarán cambios en la conducta de las personas en favor de la salud pública y del ecosistema, a través de la educación, y se desalentarán las emisiones de contaminantes, haciendo pagar a los contaminadores en proporción a sus emisiones.

«La idea también es desarrollar nuevas actividades económicas que permitan a poblaciones, con cierre de operaciones de minas, disponer de herramientas para continuar con su desarrollo económico», expresó Miranda Castro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *