Una derrota anunciada (I)

Queda claro que no es lo mismo que el Instituto Mexicano del Seguro Social informe que Zacatecas se encuentra entre los primeros lugares de afiliación a nivel nacional o que los empresarios hacen un esfuerzo para llevar a más personas al empleo formal a ser un estado competitivo.

Parece que Zacatecas tiene un destino manifiesto: mantenerse en el sector primario sin ánimo de dar un brinco cualitativo.

¿Por qué?

De acuerdo al Atlas de Complejidad Económica de México, los tres productos más exportados por Zacatecas son la cerveza, la plata y los minerales de plomo; esto nos pone como unos excelentes representantes del sector primario, que ofrece menos ingresos económicos para quienes participan en el.

Otro ejemplo de cómo los gobierno estatales hacen lo imposible por impedir que la entidad se desarrolle.

De acuerdo al texto “Un puente entre dos México”, del IMCO, “la disparidad regional en México ha sido tema relevante durante años. Las diferencias se van acentuando con el paso del tiempo. Los estados que más han crecido durante los últimos diez años (2005-2015), Querétaro, Aguascalientes, Zacatecas, Quintana Roo y Nuevo León, son los mismos que tuvieron las mayores tasas de crecimiento los últimos cinco años, 2010-2015, con excepción de Zacatecas, que fue reemplazado por Guanajuato”.

¡Entre 2010 y 2015 se detuvo el desarrollo que ya se generaba en el estado! No creo necesario recordar quien gobernó en esos años en Zacatecas.

Los datos dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía el jueves pasado deben de preocupar a las autoridades vinculadas al área ya que el valor de la producción con el personal ocupado no dio números halagadores ya que nuestra aportación al crecimiento del país fue negativa.

Estas son malas noticias.

Y parece que la situación no mejorará, a pesar de las promesas hechas a Zacatecas por el nuevo gobierno federal.

La bendición

Parece que los aliados del movimiento empiezan a volverse locos con un poder que aún no tienen… y aún no empieza el conteo de tres años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *