Con credencial en mano a votar (aunque tengamos que viajar)

El proceso electoral está por terminar. y el 1 de julio saldremos todos con credencial en mano para votar.

Pero justo aquí es donde algunos enfrentamos un problema.

A pesar de que tengo varios años viviendo en Zacatecas, nunca he cambiado mi dirección así que sigo empadronada en Nochistlán.

No sé por qué pensé que al terminar la carrera me contrataría un medio nacional o me aventuraría a buscar mi futuro en otro lado. Pero la verdad es que el trámite me dio pereza y nunca lo realicé.

Esto cuesta horas de carretera.

Pero antes, hacer la maleta (lo que significa aventar ropa y cerrarla); pedir Uber (porque no voy a correr atrás de un taxi y además ¿todos lo usan, no?).

Y si alguno de ustedes ha olvidado lo que es viajar en viernes, se los traduzco; un tráfico chulísimo, ambientado por éxitos de los 80’s cortesía del Uber en turno.

Siguiente paso: la Central de Camiones, ese bello lugar que le provoca a uno cuestionarse

  • ¿Por qué no tengo un coche?

Aunque –mágicamente-  recuerdo que no tengo idea de cómo manejar.

La buena noticia es que la Central está sola (¡gracias UAZ!) y la fortuna me sonríe porque en el autobús (Plus, se lee en la publicidad)  me dieron lonche que me permitirá sobrevivir al viaje (y sobre todo, al paso de Aguascalientes, siempre con problemas de tránsito).

Les ahorraré las horas de viaje y las molestias, basta con decir que es sólo para ejercer mi libre derecho al voto y que no quería votar en la casilla especial.

Lo mejor: el autobús me regala el internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *