Zega-Cola un refresco artesanal y mexicano que tienes que probar


Te vamos a contar la historia de Zega-Cola, un refresco artesanal creado por oaxaqueños que quieren (y sueñan) con competir con una de las más grandes refresqueras del mundo.

El Universal nos cuenta la historia, que comenzó aproximadamente hace tres años. En una localidad al sur de la capital, llamada Santa Ana Zengache, donde una pareja comenzó con la producción de refresco artesanal y orgánico al que bautizaron como Zega-Cola. 

En los talleres comunitarios de Zeganche, un colectivo europeo introdujo las clases de elaboración de refresco, pero pocos fueron los que respondieron al llamado.  Actualmente Antonio Ambrosio y su esposa Eufemia Cruz están a cargo de la producción del jarabe necesario para la elaboración del refresco, con la ayuda de algunos miembros de su familia.

Difícil comienzo

Aunque al principio se las vieron difícil ya que para hacer el refresco tienen que hacer un jarabe el cual, es bastante caro y aumentaba el precio del producto. Además que al ser tan sólo una familia no tenían la posibilidad de producir más allá de dos cajas de 24 botellas.

La familia aclara que no viven de la venta de Zega-Cola, que este se ha vuelto su pasatiempo.

Apoyo local

Sin embargo, cuando el pasado 1° de marzo un negocio local hizo el anuncio de que dejaría de vender Coca-Cola, en pos de favorecer a Zega-Cola y su producción local, además de ser menos dañina debido a su origen natural, la bebida artesanal cobró mayor notoriedad.

“Los Danzantes” fue el restaurante que busco incrementar la popularidad de Zega-Cola y al parecer lo logró, otros establecimientos de México y Estados Unidos se han puesto en contacto con los productores para solicitar la bebida artesanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *