Todo el sur de la República Mexicana requiere salir del atraso histórico en el que se encuentran

Zonas especiales, contra la población: Menchaca

Por velar únicamente por los intereses de inversionistas y sus socios, pero nunca en favor de la población más vulnerable, este día Héctor Adrián Menchaca Medrano, Senador de la República, votó en contra del Proyecto de Decreto para expedir la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales y la adición al Artículo 9 de la Ley General De Bienes Nacionales.

En tribuna, el Senador detalló que el crecimiento, la prosperidad y el bienestar económico y social son objetivos que toda la sociedad mexicana comparte. Sin embargo, donde radican las diferencias, es en cómo alcanzar este desarrollo tan anhelado.

El establecimiento de las Zonas Económicas Especiales establece las condiciones jurídicas necesarias para legitimar la expropiación, en estos corredores industriales y comerciales, a favor de los inversionistas, pero en contra de las poblaciones.

Dicha Ley establece que deben considerarse causas de utilidad pública la construcción, mantenimiento, ampliación y desarrollo de las Zonas Económicas, así como la provisión de Servicios Asociados que sean necesarios para su operación.

Una vez más legitimados en el desarrollo económico y en la creación de fuentes de empleos, la autoridad se faculta para despojar de su propiedad a quienes posean tierras, en un lugar estratégico y que interesen o estorben a los inversionistas.

Aunque la Ley establece derechos y obligaciones para los inversionistas en las Zonas Económicas Especiales, incluso se decretan causas de cancelación de los permisos y asignaciones, en ningún momento se protege los intereses de las comunidades o regiones que pudieran ser afectadas en sus propiedades, medio ambiente, seguridad o bienestar.

“Todo el sur de la República Mexicana requiere salir del atraso histórico en el que se encuentran, sin embargo, cerrar la brecha económica entre norte y sur, no cesará con la creación de estas Zonas, en virtud de que problema de fondo es la mala distribución de la riqueza que permea en el país”.

Indicó que difícilmente leyes como esta, al igual que la Reforma Laboral con la que se dijo se crearían empleos y no ha sucedido o la Reforma Energética con la que se prometieron inversiones, que simplemente no han llegado, se puede creer que las condiciones económicas y sociales mejorarán.

Así, el votó del Senador fue en contra para ser congruente con la realidad en la que la sociedad reclama leyes, acciones y políticas públicas pensadas las necesidades de la mayoría y no los beneficios de unos cuantos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *