Para los magistrados del Tribunal de Justicia Electoral de Zacatecas fueron sorpresivas sus declaraciones.

El mensajero era portador de una orden: Manuel Castro Romero, número uno en la lista de diputados locales plurinominales,  tiene que ser diputado.

Y para que no hubiera duda, les aseguró que el asunto estaba pactado con el líder real del Movimiento (de regeneración nacional) en Zacatecas y con el Contador.

Publicidad

Pero algo salió mal.

Los magistrados decidieron echar para atrás el Juicio para la Protección de Derechos Políticos SM-JDC-711/2018, interpuesto por Castro Romero con el cual pretendía que se le retirara la constancia a Lizbeth Márquez Álvarez.

Esto provocaría un efecto dominó en la fracción parlamentaria de PRI; sin diputado (diputada en este caso) migrante, Manuel Castro sería diputado local y el candidato natural a liderar la bancada tricolor.

Pero, al mismo tiempo, rompería con la paridad de género que, por ley, debe existir en la conformación de la Legislatura.

La intervención de la Red Plural de Mujeres puso de manifiesto un error en la estrategia de impulsar a Castro Romero a la diputación: rompería ese frágil equilibrio.

La Red empujó la decisión de los magistrados luego de que la representación del Movimiento en los órganos electorales les aseguró que no había acuerdo alguno, ni con el Contador ni con ningún funcionario, para impulsar a nadie.

“Por ello, reconocemos la correcta actuación del Tribunal de Justicia Electoral, ya que la sentencia emitida al resolver los ochos juicios para la protección de derechos con relación a la asignación de las diputaciones de representación proporcional nos deja en claro que cuando se juzga con perspectiva de género, los efectos que se producen en la vida de las mujeres de manera directa e indirecta son evidentes. En Zacatecas, permiten que la integración de la LXIII Legislatura del Estado se encuentre integrada de manera paritaria”, aseguró la Red a través de un (extenso) comunicado de prensa.

La tradición hebrea habla de un rey que tuvo fracasos militares debido a su falta de fe.

A pesar del monoteísmo de los hebreos, conservó el culto a los becerros de oro y Dios lo castigo por ello.

Quizá los enviados que presumen acuerdos ficticios deberían de aprender de esta historia y no adorar dioses ajenos.

La bendición

Lo adelantamos el viernes en este espacio.

La batalla al interior del Morena se está tornando cruel. Parece que un sector del movimiento no quiere competencia ni sombra alguna. Los cabezales de periódicos lo dicen.

La declaración hecha por José Narro mueve a la ternura: aseguró que las acusaciones “podrían provenir de mi propio partido”.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here