No hay mexicano mayor de edad que nunca en su vida haya probado esa curiosa bebida presentada en una simple botella de plástico con etiqueta amarilla a la que se le dio el nombre de Tonayán y que destaca, precisamente, por su precio de venta tan bajo que es amable con el bolsillo de todo aquel que quiera seguir de fiesta pero sin gastar tanto.

Precisamente por esto , esta bebida es altamente consumida por adolescentes o personas de bajos recursos con el único objetivo de emborracharse, y es, comúnmente mezclada para eliminar su fuerte sabor, en una bebida conocida como “aguas locas”, que se prepara con agua, Tonayán y un sobre de saborizante.

Publicidad

Ya que es tan popular, han crecido algunos mitos alrededor de esta bebida cuyo precio ronda los 25 pesos en tiendas de autoservicio.

El primero de ellos, por supuesto, es el que dice que esta bebida alcohólica podría dejarte ciego, debido a su alto contenido etílico, y el segundo, que es el que crea más confusión, es la creencia de que este licor pertenece a la familia del mezcal, sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad.

Tonayán: ¿es mezcal o no?

La respuesta es sencilla: no, ni por asomo. El mezcal es una bebida artesanal proveniente del destilado de cualquier planta de agave. Su nombre viene de la palabra azteca “mexcalli”, que significa agave cocinado.

El mezcal tiene distintos tipos, también es su propio destilado. Como los otros licores, el mezcal puede ser hecho de 30 distintas subespecies de agave (usualmente espadín) y es cocinado en un pozo rocoso en las regiones de Oaxaca y Durango, lo cual le da un sabor ahumado muy específico y debido al proceso de preparación, un buen mezcal no cuesta menos de 300 pesos.

Aunque cualquier licor destilado de una planta de agave puede ser considerado mezcal, hay que recalcar algo muy importante.

El Tonayán no proviene de este ingrediente, aunque en el pasado, su etiqueta así lo mencionara.

De hecho, hace unos años, la Profecto catalogó este producto como engañoso para el consumidor, por lo que la empresa que lo produce, el Grupo Corona, tuvo que cambiar la etiqueta señalando que la bebida es simplemente “licor de caña”.

¿De qué está hecho entonces el Tonayán?

Aunque la etiqueta de este producto, originario del pueblo que le da el nombre ubicado en Jalisco, sigue todavía sin especificar los ingredientes que lo conforman, sin embargo, el licor de caña suele fabricarse a base del alcohol etílico potable de la melaza que se extrae de esta planta.

Se piensa que el Tonayán es una mezcla de este alcohol con agua y saborizantes artificiales, aunque no se sabe de cierto.

Lo que sí es real es que esta bebida contiene un porcentaje de alcohol del 24 por ciento.

En el sitio de internet de Tonayán, afirman que esta bebida pertenece a la categoría de licor de caña joven, y que tiene olor a caña dulce con notas de agave cocido.

También existen otros productos, como el Tonayán Premium y el Tonayán  etiqueta negra que entran ya en la categoría de destilado de agave y que además tienen un grado de alcohol del 30 y 35 por ciento respectivamente.

Según la página de internet, el procedimiento para fabricar sus productos inicia desde el cultivo de la planta de agave, pues dicen, es un proceso que dura 10 años.

Luego, Cuando el agave madura, el jimador corta las hojas o pencas y extrae del centro de la planta, la piña “el corazón del agave”.

Las piñas cortadas son colocadas en hornos de mampostería tradicionales y cocidas al vapor durante aproximadamente 18 horas. Después el agave cocido es llevado a los molinos donde las fibras se separan y se obtiene el dulce jugo del agave.

La mezcla de los jugos obtenidos se coloca en pipones especiales donde se fermenta durante tres días.

El jugo fermentado se traslada a los alambiques donde se transformará a través de una destilación simple o doble de acuerdo a las necesidades de los diferentes productos que ofertan.

El añejamiento se lleva a cabo en barricas de roble blanco americano y encino por diferentes periodos.

¿Entonces el Tonayán te puede dejar ciego?

Sí y no. Es evidente que una borrachera consumiendo una cantidad no tan excesiva del licor no te va a dejar ciego. Un vaso o una “probadita” mucho menos.

Sin embargo, su contenido etílico es tan alto que los expertos de la salud alertaron en 2017, luego de la intoxicación de algunos jóvenes, sobre posibles efectos secundarios que podrías presentar de beberlo en grandes cantidades y por largos periodos.

Los médicos sentenciaron que un gran consumo del producto podría llegar a causar hemorragias cerebrales que derivarían en una posible ceguera.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here