El secretario del ayuntamiento, Juan Manuel Loera López, informó que las fiestas en la demarcación continúan a la baja, pues este fin de semana sólo se registraron tres.

Por lo anterior detalló que la estrategia del municipio es trabajar en conjunto y capacitar a los dueños de salones de fiestas con el objetivo de frenar los contagios de COVID-19.

Publicidad

Comentó que, aunque los reportes por fiestas han disminuido, se tiene conocimiento de que las que se llevan a cabo en propiedad privada proliferan y, por lo anterior, el hecho se convierte en un reto para el ayuntamiento, ya que no se puede acceder a éstas y ello impide vigilar si se cuidan las medidas sanitarias.

Ante este panorama, el secretario explicó que la estrategia es la colaboración con las personas y ofrecer espacios en los cuales sí se puedan controlar dichas reglas, de ahí que se haya permitido la reapertura de bares y restaurantes.

“A nosotros nos gustaría brindar un espacio donde sí observamos la sana distancia, el lavado de manos y los filtros sanitarios; este fin de semana lo comprobamos en festejos en comunidades como Rivera y Plenitud, pero en viviendas se nos complica”, explicó.

Aunque por el momento no se planea dar permisos para estos eventos, otra de las estrategias que se implementan es la capacitación al sector de los salones de fiesta para que además respeten los aforos establecidos.

El incumplimiento en las medidas de sanidad y la realización de fiestas clandestinas amerita sanciones de entre dos y ocho salarios mínimos, que dependen de si se trata de particular o salón así como de su motivo.

Loera López asegura que las multas no son para perjudicar económicamente a la población, sino que es un llamado a acatar las disposiciones oficiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here