Nada de Frozen, mamás y papás homofóbicos. Ustedes deben creer al pie de la letra lo que dice el pastor Kevin Swanson, anfitrión de una Conferencia Nacional de Libertades Religiosas en Iowa (EE UU), quien sostiene que la compañía Disney está intentando convertir a las niñas en lesbianas a través de un lento y concienzudo proceso de ‘adoctrinamiento’.

“Si yo fuera el diablo.. ¿qué haría yo para estropear todo un sistema social y hacer algo muy muy muy malo a niños de cinco, seis y siete años de edad en familias cristianas de toda América? ¡Compraría Disney!”, dijo.

Según Swanson, Disney es una de las organizaciones prohomosexualidad del país y por eso quiere teñir el mundo con sus ideas de color arcoíris. El conservador no se explica que una película con un mensaje tan claramente dañino como Frozen pueda resultar divertida, y se pregunta qué están haciendo los padres para cuidar a sus chicos.

Publicidad

“Me pregunto si la gente está pensado: ‘Usted sabe que yo sé que esta peliculita tan mona está adoctrinado a mi hija de cinco años de edad a ser lesbiana, a tratar la homosexualidad o el bestialismo de una manera sutil”, ironizó.

frozen1

Dijo más: “Me pregunto si el padre promedio ha visto Frozen pensando de esta manera. Me pregunto si acaba meditando y diciendo: ‘Sí, vamos a adoctrinar a mis hijas de cinco y siete años de edad”. En el mismo tono, concluyó así:  “Usted sabe que no es así, creo que la mayor parte de ellos son ajenos. Tal vez sean conscientes de parte (del subtexto pro gay), pero simplemente no hacen nada contra ello”.

Esta preocupación por ‘Frozen’ no es nueva. El año pasado, la BBC publicó una nota cuyo titular preguntaba si la película tenía una agenda gay oculta.

La película cuenta la historia de una princesa llamada Anna, quien se lanza a la aventura junto a Kristoff, un joven que vive en las montañas, su leal reno y un muñeco de nieve para encontrar a su querida hermana Elsa, quien al no poder controlar su poderes sobrenaturales dejó el reino sumido en un eterno invierno y huyó de él.

Chris Buck y Jennifer Lee, directores del filme, fueron consultados sobre el upuesto trasfondo gay de su película. Y así respondieron: “Sabemos lo que hemos hecho. Pero siento que una vez el filme se ha estrenado pertenece al mundo, así que no quiero decir nada y así dejar que hablen los fans. Creo que es cosa suya”.

 

Logo-Sin-Etiquetas

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here