Varias organizaciones de defensa de los derechos humanos denunciaron este lunes 14 de septiembre del 2020 el elevado número de histerectomías hechas en un centro de detención de migrantes en Georgia, en el sur de Estados Unidos, y una detenida describió lo ocurrido como “un experimento de un campo de concentración”.

“Cuando conocí a todas esas mujeres que habían pasado por cirugías, pensé que esto era como un experimento en un campo de concentración. Era como si estuvieran experimentando con nuestros cuerpos”,

contó una detenida entrevistada por la organización Project South, según una denuncia inicialmente hecha ante el gobierno por la situación sanitaria del lugar en medio de la pandemia de covid-19.

Publicidad

La denuncia sobre las extracciones de útero o histerectomías nació después de que la enfermera Dawn Wooten filtrara información sobre las prácticas sanitarias en la prisión migratoria de Irwin, en Georgia, que es un centro operado por privados.

La información filtrada denuncia una “negligencia médica” ante la pandemia del nuevo coronavirus, que ha dejado 42 casos confirmados en este centro.

En Estados Unidos -el país del mundo con más casos de la enfermedad- hay 5 686 contagiados en las prisiones migratorias que tienen una población de 20 000 detenidos, según cifras del Servicio de Inmigración (ICE).

“Además esta queja lanza una alerta sobre la tasa de extirpaciones del útero a las que son sometidas las mujeres migrantes”, señaló la denuncia.

Una detenida le dijo a la organización Proyect South que en 2019 este centro envió a muchas mujeres a ver a un ginecólogo particular fuera del centro, pero que algunas desconfiaban de este médico.

“Muchas mujeres aquí son sometidas a una histerectomía”, señaló la mujer.

La enfermera que filtró la información confirmó su preocupación por la alta tasa de mujeres que fueron sometidas a histerectomías, afirmando que si bien a veces este procedimiento está indicado, “no puede ser que los úteros de todo el mundo estén mal”.

El ovario equivocado Wooten indicó además que el médico llegó incluso a extirpar el ovario equivocado a una detenida que tenía un quiste, que entonces tuvo que someterse a otra operación que la dejó sin ovarios y, por lo tanto, estéril.

“Ella dijo que no estaba totalmente bajo el efecto de la anestesia cuando escuchó (al médico) decirle a la enfermera que le había sacado el equivocado”, relató la profesional.

La enfermera comentó que entre colegas les llamó la atención la práctica de este médico.

“Nosotras nos planteábamos: ‘Dios le saca sus cosas a todo el mundo, esa es su especialidad, es como un coleccionador de úteros”, contó.

La enfermera también denunció que las inmigrantes no entendían a cabalidad el procedimiento ya que muchas no hablaban inglés y las enfermeras se comunicaban con ellas mediante ‘Google translator’, en lugar de usar una vía especial habilitada para procedimientos médicos.

El reporte informa además de detenidos con cáncer que pasaron semanas sin tratamiento, duchas insalubres para más de 50 personas y alimentos incomibles, a menudo contaminados con insectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here