El polémico Instituto de Salud para el Bienestar llegará a Zacatecas haiga sido como haiga sido.

O sea, no hay opción para evitar que el gobierno estatal firme el acuerdo para unirse a este nuevo concepto de salud diseñado desde el Gobierno Federal.

Lo dicho por el gobernador Alejandro Tello es contundente: no hay dinero para hacer frente al reto que significa ofrecer salud a la población.

Publicidad

Es inevitable.

Mucho se ha dicho sobre el Insabi.

Demonizado por los amlofóbicos, vanagloriado por los amlofílicos; es un proyecto que intenta suplir a otro proyecto –el Seguro Popular.

Pero como bien dice el presidente: ni termina de irse lo que se muere ni termina de llegar lo que nace.

En esto también estamos en un interregno.

La única voz discordante en Zacatecas no son los partidos de oposición (quienes han dejado en claro que están a disposición de las decisiones que tome el PRI en los próximos meses).

Viene desde el mismo tricolor.

La Senadora Claudia Anaya Mota (PRI) ha propuesto un esquema para la transición de Seguro Popular a Insabi en Zacatecas.

La legisladora (sin comillas) propuso  crear una comisión de transición.

Esto, porque incorporarse al Insabi implicaría que el gobierno del estado dejará en manos de la Federación la atención de los servicios de salud del primero, segundo y tercer nivel.

Es decir, la atención de todas las enfermedades de todos los zacatecanos.

La comisión de transición se integraría, propuso Anaya Mota, por los últimos tres o cuatro secretarios de Salud.

(¡Vaya recomendación! Tomando en cuenta que algunos están inhabilitados)

A estos se unirían los últimos directores del Seguro Popular.

Pidió que se definan claramente las responsabilidades de las partes al incorporarse al Insabi.

La incorporación, dijo, implica que Zacatecas entregue a la Federación los recursos del Fondo de Aportaciones a la Salud (FASA) del ramo 2.

“Los errores en salud, afectan la calidad de vida de las personas o provocan la muerte”, sentenció.

La bendición

Hablando de Claudia Anaya, ¿cuál será su opinión sobre la movilización de personas a la fiesta de cumpleaños de Fito Bonilla? ¿y la de Roberto Luévano?

De ambos también late su corazón.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here