“El último minuto también tiene 60 segundos”, se cansaron de repetir en redes sociales los seguidores de Adolfo Bonilla.

Desgraciadamente para ellos, no llegó el hit que impulsara la carrera del empresario fresnillense.

Tampoco llegó el error del equipo contrario.

Publicidad

El último segundo cayó y con el, la derrota.

Tampoco los sicofantes tuvieron éxito.

Se esforzaron por crear la percepción de que el PRi decidiría entre Bonilla y Claudia Anaya Mota, quien ya había sido destapada por Acción Nacional de forma condicionada.

La presión ejercida por la dirigencia nacional del PAN rindió frutos; el PRI tuvo que entregar la plaza ante la enorme posibilidad de una derrota.

Desde el 3 de diciembre, fecha en que se empezó a filtrar entre los panistas la idea de postular a la Senadora de la República, inició la debacle lenta pero constante del fresnillense.

La conferencia del 8 de diciembre fue devastadora. Lo suficiente para mandar a la lona al aspirante más visible con todo y acuerdos.

Obviamente, el empresario radiofónico no podía irse sin hacerle una abolladura a la coalición.

Justo en el momento que los dirigentes de los partidos políticos anunciaban la coalición Va por Zacatecas, Bonilla subió un mensaje a sus redes sociales para anunciar su retiro de la política.

¿Tuvo la respuesta que esperaba?

No.

Primero, porque su voz se perdió entre la pelea que protagonizaron los coalicionistas con los seguidores de David Monreal, quienes peleaban la paternidad del hashtag #VaPorZacatecas, usado desde el primer día por el candidato de El Movimiento.

Y segundo, porque nadie quiere estar con el perdedor.

Muerto el rey, viva la reina.

Aunque la posibilidad de la derrota persiste.

La bendición

1.- La dirigencia de morena en Zacatecas no tuvo alternativa: tendrán como compañeros de viaje al Partido Verde Ecologista de México. ¡A tragar sapos!

2.- En el primer minuto de este jueves, Roberto Luévano publicó en redes sociales su apoyo a Claudia Anaya. Parece que la Senadora ya tiene coordinador de campaña.

3.- Parece una broma, pero quienes vieron más virtudes en la renuncia a la política del empresario fresnillense fueron ¡sus adversarios! Un mensaje que se acercaba más a la mofa que a la solidaridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here