El clásico de Eduardo Galeano, Las venas abiertas de América Latina marcó a varias generaciones por la crítica hacia las decisiones económicas que se tomaban en el subcontinente en los años 60.

Impactado por esas reflexiones, Andy Robinson (Liverpool, 1960) analiza el resultado de esas decisiones en el ámbito ecológico.

El autor expone en Oro, Petróleo y Aguacates, el fracaso de América Latina en superar su dependencia a Europa y Norte América.

Publicidad

 

Y para ello, viajó a ciudades en México, Brasil, Colombia, Perú y Bolivia, entre otras, para conocer la realidad de la industria extractiva.

Corresponden a México las crónicas de los recorridos que Robinson realizó por Michoacán, San Luis Potosí y Zacatecas.

“Yo probablemente no veía las venas abiertas de México que están perdiendo en un saqueo de sus tesoro, si no las venas abiertas de la propia naturaleza”.

En entrevista con eltrochilero.com, asegura que su libro evidencia los golpes de Estado, las rebeliones ciudadanas y la crisis medioambientales que se han suscitado en las regiones que producen estos recursos.

Desde una perspectiva periodística, Andy Robinson toma el tema de los recursos naturales de América Latina y se hace las preguntas:

“¿De dónde y para qué?” en el que observa desde el aguacate hasta la minería, este último polémico en Zacatecas.

 

Recordó una de las entrevistas de su libro, donde el tema de la soya ha tenido un impacto negativo en la cotidianidad de las personas que defienden el Amazonas, incluso con pérdidas de vidas.

“Lo interesante de los pueblos indígenas es que parece que tienen instintivamente un rechazo a esas actividades aunque hayan los intentos de sobornar que muchas empresas mineras tratan de utilizar para lograr el apoyo de las comunidades”, explicó Robinson.

Explicó que en este contexto los gobiernos han intentado vender una idea de bienestar a los pueblos indígenas o comunidades a partir de la explotación de los bienes.

Resume su libro como “el fracaso de América Latina de superar su dependencia de exportar materias primas al extranjero”.

Zacatecas, según el libro, mantiene esta línea de explotación extranjera y represión a los pueblos nativos de la región.

“Lo que es obvio es que habría concesiones mineras que a mí me parecía regalos a las empresas mineras y con condiciones más generosas que en muchos otros países como Bolivia por ejemplo”.

Reconoció que es un tema político en Zacatecas porque mucha gente vive de la minería, pero si se tuviera que tomar partido opinó que este tipo de minería de cielo abierto es destructiva con consecuencias medioambientales catastróficas.

El autor invitó a los zacatecanos a leer su libro y profundizar en los temas que hay dentro de sus páginas, pues cada tema está aún a la espera de crecer en el medio periodístico y social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here