Los casos de osos polares que se matan y se comen entre sí están aumentando en el Ártico con el derretimiento del hielo y la actividad humana que destruye su hábitat.

“El canibalismo entre los osos polares es un hecho establecido desde hace tiempo, pero estamos preocupados porque estos casos que solían producirse rara vez, ahora son bastante frecuentes”,según expertos.

“Podemos decir que el canibalismo entre los osos polares está aumentado”, dijo Mordvintsev, un investigador del Instituto Severtsov para Problemas de Ecología y Evolución de Moscú.

Publicidad

En una presentación en la ciudad de San Petersburgo, el investigador sugirió que el comportamiento puede deberse a la falta de alimentos.

En algunas estaciones no hay suficientes alimentos y los osos atacan a las osas con oseznos.

El aumento de los casos puede deberse también a que hay más gente que trabaja en el Ártico y que dan cuenta de este comportamiento, dijo.

“Ahora obtenemos información no solo de científicos sino de un número creciente de trabajadores del sector petrolero y empleados del ministerio de Defensa”.

Este invierno, la zona del Golfo de Obi al mar de Barents donde los osos polares solían cazar, es ahora una ruta concurrida de barcos cargados de gas licuado (GNL), dijo Mordvintsev, con la consecuente destrucción del hielo en esta zona.

Los investigadores rusos han constatado un creciente número de osos polares que abandonan sus lugares tradicionales de caza debido al derretimiento del hielo por el calentamiento del clima.

En el último cuarto de siglo, el nivel de hielo al final del verano ártico se ha reducido un 40%, dice otro científico Vladimir Sokolov.

Est significa que los osos polares tendrán que dejar de cazar en el mar helado y se verán confinados a las orillas de los lagos y los archipiélagos cercanos al polo.

Se termina, falta de hielo marino

En diciembre pasado, alrededor de 60 osos polares rodearon la localidad rural Ryrkaypiy, en la remota región rusa de Chukotka, al quedar atrapados porque la falta de hielo marino les impidió marchar aún más al norte.

El norte es su territorio tradicional de caza de focas, así lo informó la organización Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en ingles).

 

“El hielo marino se derrite antes este año y se vuelve a congelar más tarde. Por eso no pueden salir al hielo marino para cazar focas y acaban en las comunidades atraídos por el olor de la comida y la basura”, declaró a la BBC Rod Downie, experto polar de WWF.

Un oso caminó 800 kilómetros por comida

En junio pasado se dio a conocer la triste historia de este osito hambriento.

Fue localizado en las afueras de la ciudad industrial de Norilsk, en el Ártico Ruso, cuando estaba buscando comida entre la basura, a más de 800 kilómetros de su hábitat tradicional.

Las incursiones de oso polares que buscan comida son cada vez más frecuentes en el norte de Rusia, a medida que su hábitat y su alimentación se deterioran como consecuencia del cambio climático y del deshielo.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here