La batalla en contra de la pandemia pone nerviosos a los que ejercen poder.

Es lógico.

Tienen enfrente un enemigo que, en un descuido, puede terminar con las aspiraciones electorales.

Publicidad

Y no están preparados psicológicamente para enfrentar un reto como el que tienen ahora.

Mal momento para ser presidente municipal.

Un ejemplo del nerviosismo de los alcaldes es cuando se escucha a uno de ellos decir:

“Hay gente que no merece ni un segundo de atención”.

Las interpretaciones pueden ser múltiples.

Cuando se escucha esa expresión en una persona sin responsabilidad pública, se piensa que algo está mal.

Cuando un político se refiere así de otro político, la cosa puede parecer grave.

Pero si el mensaje es para un compañero de partido, llama la atención.

Pero cuando ambos juegan en el mismo grupo político, es que hay problemas en el paraíso.

Así, con estas palabras, Saúl Monreal Ávila se dirigió a su compañero de grupo y de partido, Héctor Menchaca Medrano.

Y seguro es que no siempre se está de acuerdo con las personas, especialmente cuando está de por medio el ejercicio del poder.

Pero también es un hecho que no hay control ante un enemigo que no pide despensas, no pacta y, sobre todo, no entiende lo que significa el apellido Monreal.

Y para evitarse problemas, el alcalde fresnillense deja la responsabilidad de los contagios en los ciudadanos.

Ellos son los que cometieron el error de salir a la calle a festejar a las madres.

Pero, de acuerdo a personas que fueron testigos de las largas filas en algunos negocios, no hubo intento de la autoridad para dispersarlos.

Por supuesto, el SARS COV 2 no vota, pero sus portadores si y ¿para que molestarlos?

Y la diputación federal no se gana haciendo cumplir los acuerdos ni con buenas intenciones.

La bendición

Seguro antes de acordar la declaración del Vocero Nacional del Partido Verde Ecologista de México, alguien se dio a la tarea de revisar la legislación electoral local, ¿o no?… Por cierto, la reacción de políticos y voceros que no comulgan con la propuesta hecha por el PVEM fue ruidosa pero con un delate de 24 horas.

Ejercicio de imaginación

Quién dijo: Los jornaleros que llegan a Fresnillo tienen costumbres que difieren mucho de nuestras creencias: trabajan desde muy temprano hasta muy tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here