Parece que la Marca aprendió a pagar favores a muy bajo costo.

Es la única explicación que encuentran en las filas del PRI ante los movimientos que hace la fracción parlamentaria del Movimiento en la conformación de la siguiente legislatura.

Porque es claro que la designación de Jesús Padilla Estrada como coordinador de la fracción parlamentaria del Movimiento es el pago de un favor, que quizá pronto se cobre.

Publicidad

Chuy Padilla es líder de la Asociación de Usuarios de Pozos de Riego del Noreste del Estado de Zacatecas (Auprineza) y en el mes de abril de 2018, la Cámara de Diputados (la federal) ordenó una auditoria especial por presuntos desvíos millonarios y cobro de moches operados desde esta organización.

Junto con el integrante del movimiento, también se investigaba al priista, Oscar del Real Muñoz quien al mismo tiempo que era delegado de Profeco en Zacatecas litigaba a favor de la organización.

Quizá tenga que explicar cuál fue el resultado de esa investigación, aunque el fuero permite evadir ese y otros temas sensibles; ejemplo de ello es el Napoleón Gómez Urrutia quien a pesar de las acusaciones, ciertas o falsas, hoy los disfruta.

Pero, si el coordinador del Movimiento es demasiado visible y vulnerable, ¿a quién están protegiendo?

Es probable que a uno de los suyos. Uno al que estén preparando para el relevo generacional que permita a la Marca trascender más allá del apellido Monreal.

¿Entonces no protegen al ya curtido diputado Omar Carrera?

Quizá no.

Los priistas están convencidos de que la interlocución se establecerá con alguien cercano a la Marca. Con uno de sus leales que ha demostrado ser leal a toda prueba y que tiene experiencia legislativa a nivel federal.

De ser así, parece que ya se empieza a cocinar la machaca.

La bendición

Y si… dicen que se fue a tirar al piso al TEPJF para obtener la diputación… eso dicen sus correligionarios.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here