“¡Y aquí viene nuestro candidato: David Monreal!”

Desde la cancha de la colonia Las Palmas, lo que se alcanza a ver es el enorme camión blanco con la fotografía (a todo lo alto) del solista de la Banda Jerez.

Los asistentes aplauden, a pesar del frio que dejó la llovizna que, minutos antes, hizo que bajara la temperatura.

Publicidad

Y en la cañada, retumba el corrido de David Monreal. (¿música y letra de quién creen? ¡Pues del solista de la Banda Jerez!).

La cancha, construida en lo más bajo de la cañada y que cada tres años recibe una manita de gato, se convierte en la sede pro tempore del monrealismo.

Por ello, la comitiva guinda es recibida por el emblema de la Joya de la Corona.

¿Y quién es el presidente municipal? -pregunta una señora de edad avanzada que, desde el graderío, observa como se acercan la comitiva.

No sé – le contesta una chica (¿su hija? ¿su nieta? ¿la vecina que la acompañó a la concentración?).

Quizá preguntaba por el candidato. Porque el organizador de performance nada tendría que hacer en ese evento (aunque estaba presente de alguna forma).

Y mientras la comitiva avanza y el candidato saluda (de puñito, para evitar contagios), en la cañada retumba el corrido de David Monreal.

Junto al candidato a gobernador, el solista de la Banda Jerez, quien concentra la atención de los, pero sobre todo de las asistentes. Es quien se lleva las fotos

Las comitivas se unen, se mezclan, se amontonan. Adiós sana distancia. Atrás de los “colaboradores” del candidato, el aspirante a la presidencia municipal se acerca a la gente.

Y cuando da la espalda, la gente se entera cual es su nombre.

¿Ya lo vieron? Quizá nunca lo vuelvan a ver.

Y en la cañada retumba el corrido de David Monreal.

Y al alcanzar el templete instalado en la portería norte de la canchita de fútbol, adornada con el lema de La Joya de la Corona, el aplausómetro es contundente.

El solista de la Banda Jerez se lleva las palmas. David Monreal le compite. Después, los demás.

Y en la cañada, el corrido de David Monreal dio paso a los discursos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here