Aterroriza autoridad electoral a trabajadores de la industria de la radio y la televisión

0
3321

La Cámara de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) denunció que existe persecución por parte de la autoridad electoral que están inhibiendo «el ejercicio libre de la profesión periodística».

«Las autoridades electorales dan trámite a cualquier denuncia que se presente, por más frívola que sea. Entrevistas a funcionarios públicos, cobertura informativa, y la realización de mesas de opinión y debates son sujetas a procedimientos sancionadores. Este año, la Radiodifusión mexicana ha padecido 230 procedimientos sancionadores».

La situación ha llegado a tal extremo que los comunicadores de la radio y la televisión tienen que probar, continuamente, su inocencia y buen actuar en materia electoral, «mientras que los Partidos Políticos acusan sin fundamento alguno. Con ello, son varios los periodistas e incluso grupo radiofónicos que han decidido no entrevistar a candidatos ni cubrir el proceso electoral».

Asimismo, la CIRT denunció que los partidos y candidatos están violando los derechos de autor ya que las mismas, incluyen temas musicales de materiales que están protegidos por derechos de autor y sobre los que no pagan las regalías correspondientes.

«Las demandas de disqueras, compositores y sociedades de gestión serán a los concesionarios de radio y televisión que las transmiten. Los partidos políticos y candidatos son inmunes ante las violaciones que se presentan, ya que la autoridad permanece tolerante ante éstas y son omisas al no ordenar que se retiren promocionales que violan otras disposiciones distintas a la electoral».

Algunos ejemplos de algunas piezas musicales usadas por políticos son: Soy un simple mortal de Ernesto Chavana en Guanajuato, Happy de Pharrell Williams en Veracruz, El Taxi de Osmani García con Pitbull en Campeche, Toma que toma en Michoacán, Vivir mi vida de Marc Anthony en Nayarit, El Jalisciense de Vicente Fernández en Jalisco, Yo Bailo con Rulo en Chihuahua, entre muchos otros.

La cámara añadió que comunicadores, deportistas, actrices y actores se han visto obligados a renunciar a sus apariciones en estaciones de radiodifusión, para poder participar en el proceso electoral. «Su sola presencia en un medio electrónico, según la autoridad electoral, es motivo de sanción al medio y a la persona».

«Esto transgrede los derechos de los trabajadores de la Industria que aparecen a cuadro en Televisión o cuya voz es escuchada en Radio, pues se les exige renunciar a su fuente de trabajo si aspiran a competir por un cargo de elección popular».

Ejemplificó con los casos de Carmen Salinas (actriz), Alejandro Camacho (actor), Cuauhtémoc Blanco (futbolista), Jackie Nava (boxeadora), María Rojo (actriz), Tony Meléndez (cantante) y Daniel Osorno Calvillo (futbolista), entre otros; «varios de los mencionados no lograron siquiera una candidatura, pero perdieron su trabajo».