25.8 C
Zacatecas
domingo, abril 21, 2024

De las «tribus urbanas» a la estandarización social: una tarde en el Portal de Rosales

- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img

Hace 10 años aquí se reunían por portal las “jotitas”, los “happy punk”, los “anarquistas” y los “fresitas”.

Hoy conviven sin pudor los fresas, los chakas (una mezcla bastante peculiar de cholos del sur de Los Ángeles con Hip- Hoperos del Bronx), los swag (usan pantalones tumbados, camisas abotonadas hasta el cuello y se depilan la ceja más que la novia) y hasta los metaleros del siglo 21.

Todo ellos, en una danza orquestada, donde el ritual implica: llegar, saludar, repasar a los presentes, pedir un cigarro,  y dar el primer recorrido.

Tarde de viernes en el Portal de Rosales, donde antes los jóvenes y hoy los adolescentes hacen suyo con el sólo afán de ser vistos.

Ahora la mayoría son chicos de apenas 13 años quienes -aseguran- los que dan más vueltas son los que tienen más popularidad.

_MG_4130

Ahí, una masa de jóvenes aglomerados en los primeros 3 portales esperan sin hacer nada; recargados en las paredes su mayor satisfacción radica en circular a lo largo de la edificación y ser vistos.

Si alguien les diera un peso por cada vuelta, bien podrían pagar un semestre en escuela particular.

Entrada la noche (no tan noche, hay que recordar que son adolescentes), empiezan a salir las guitarras; se nota que el chico lleva tres clases pero sin miedo canta la única canción que se sabe.

Junto a él está una chica de 14 años que aspira a ser candidata a reina de la FENAZA; sin rubor enseña bling bling y ataca un cigarrillo, comprado de contrabando entre los vendedores ambulantes que se asientan en las inmediaciones del portal.

Lo que ninguno de ellos se imagina es que existe un testigo que los observa y que se ha convertido en su cómplice sin que ellos lo noten, no les pide INE y les provee tabaco: El Don de los cigarros.

Estos chicos tienen claro que al llegar al Portal tienen a facilidad de adquirir cigarros sin impedimento; no existe control y pueden consumirlos sin ninguna restricción y el consumo no está limitado a los varones.

Después de las 8 de la noche llegan los más rebeldes: los rockeros cuyas edades oscilan entre los 16 a los 20.

_MG_4113

Sin embargo, no disimulan el desagrado por los “niños” que ahora ocupan portales y optan por nuevas alternativas, pero sin salir del centro histórico.

Ellos son los que le dan una nueva fragancia al Jardín Juárez donde se les ve camuflageados con la naturaleza mientras ingieren bebidas alcohólicas para las que, seguramente, hicieron vaquita.

Para estos chicos el Portal de Rosales representa un estatus; no sólo es el hecho de asistir cada viernes si no ir en sus mejores galas.

Al verlos cualquiera pensaría que tienen un compromiso importante, pero la realidad es que van a pararse justo en portales, ahí donde se venden las hamburguesas del payaso; y si llegan a aburrirse, sólo cambian de portal.

Anahí Encina/ Penélope Ramírez

 

- Advertisement -spot_imgspot_img
Latest news
- Advertisement -spot_img
Related news
- Advertisement -spot_img

23 COMENTARIOS