Pertenecen a la familia de las leguminosas, recibió diversos nombres que de acuerdo con sus características, agregando la raíz náhuatl etl, que significa frijol.

El frijol permitió a las culturas indígenas del México antiguo tener una dieta muy nutritiva; según datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, en el mundo se conocen alrededor de 150 especies de frijoles, de las cuales 70 se encuentran en México con gran variedad de tamaños y colores.

Publicidad

Usos gastronómicos 

Son elemento fundamental, pues están presentes en la mayoría de los antojitos mexicanos, por ejemplo, sopes, panuchos, tlacoyos, y por supuesto en las enfrijoladas; también son ingrediente básico de muchos platillos famosos, como el caso de los frijoles puercos de diversas regiones del país o los frijoles charros, clásicos del norte de nuestro país.

Beneficios

Contienen carbohidratos complejos y entre las vitaminas que aportan se encuentran las del complejo B, asimismo, tiamina, riboflavina, niacina, ácido fólico y son una fuente importante de hierro, magnesio, potasio, zinc, calcio y fósforo.

Si ya se te antojó algún platillo con este ingrediente tan rico y nutritivo, te compartimos una deliciosa sopa de frijol:

Ingredientes

  • 2 tomates pequeños o un tomate grande (aproximadamente 8 onzas de peso)
  • 1/3 taza de cebolla blanca picada
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 tazas de frijoles negros cocidos con un poco de su caldo de cocina
  • 2 hojas de Epazote si las tienes disponibles
  • 1/2 taza de pollo o caldo de verduras
  • Sal y Pimienta negra al gusto

Elección para cubrir

  • 1 aguacate cortado en cubitos
  • 4 tortillas cortadas en tiras finas y fritas.
  • 1 chile chipotle en lata
  • 1/2 taza de Queso Fresco desmenuzado

Elaboración paso a paso

  • Pica los tomates y colócalos en una licuadora junto con la cebolla picada y el ajo. Procesa hasta que tenga una salsa suave.
  • Calienta el aceite de oliva en una cacerola mediana y luego vierte la salsa de tomate.
  • Cocine la salsa de tomate a fuego medio alto durante unos 7-8 minutos hasta que comience a hervir.
  • Mientras la salsa de tomate la estás cocinando, haz puré los frijoles negros con su caldo en una licuadora o procesador de alimentos hasta que tengas una fina textura.
  • Vierta el puré de frijol negro en la cacerola y revuelva, mezclando bien. El puré tiene que tener una textura muy fina y sedosa, si lo prefieres, pase a través de un colador para que obtengas mejores resultados. Si la sopa es demasiado espesa, añada con una cuchara caldo de pollo en el momento hasta que tengas una textura cremosa, no lo vayas a verter todo de una vez, ya que podrías tener una sopa acuosa. Sazona la sopa con sal y pimienta.
  • Cocine a fuego lento la sopa, revolviendo con frecuencia durante unos 15 minutos. Sirva caliente con su elección para cubrir.

¡Puedes ver, la comida mexicana es sana y saludable!

Esta sopa es bien conocida en todo México y tiene diferentes variaciones: algunos añaden crema, leche o chiles secos crujientes como coberturas o como parte de la salsa de tomate.

Puedes ser creativo con esta sopa y agregar otros tipos de hierbas como el cilantro o incluso añadir una hoja de aguacate para dar a la sopa un sabor diferente, así como su aroma.

E incluso puedes utilizar chile como árbol, guajillo o el habanero picante si lo desea. Dale tu propio toque personal.

A parte de su buen sabor, son realmente nutritivos por un gran aporte en proteína y fibra al cuerpo.

Así es, los frijoles son legumbres que aportan el doble de la cantidad de proteínas que se encuentran en los cereales de grano entero, de acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Además, se caracterizan por aumentar la saciedad y contribuir a la estabilización de los niveles de azúcar e insulina en la sangre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here